Tutorial sobre Drone para Fotografía y Video

17 Nov Tutorial sobre Drone para Fotografía y Video

Si estás decidido a equiparte con un dron para dedicarlo a filmación de video y fotografía lo primero que tendrías que decidir es la calidad en la que quieres obtener las imágenes: varios drones semi-profesionales disponibles en el mercado montan de serie cámaras con resolución hasta 4K y te dan la opción de que el piloto maneje el RPA y el operador de cámara se ocupe del manejo de ésta independientemente; los precios son más económicos comparados con equipos realmente profesionales, pero normalmente están limitados a las características que ofrecen cuando los compras, es decir, si pasado un tiempo la tecnología avanza, que lo hará sin duda, tu RPA semi-profesional se quedará obsoleto, y seguramente habrá sido barato, pero ¿te habrá resultado rentable?

 

Por otro lado, un drone que pueda montar una cámara profesional, la que tú quieras o necesites en cada momento, te ofrece muchas más posibilidades presentes y futuras, no solo en relación a la calidad de las imágenes, sino en cuanto a la capacidad de actualizar el resto de características que presenta, como el módulo GPS, importantísimo a la hora de grabar con viento, las baterías, la trasmisión de video, el enlace de radio, etc…

 

Otro punto a tener en cuenta es el legislativo: ahora mismo en España no está permitido el vuelo, por ejemplo, sobre núcleos urbanos, zonas pobladas o concentraciones de personas (legislación en España), pero se prevé que, en un futuro cercano, este aspecto cambie, con una serie de requisitos a cumplir por parte de pilotos y aeronaves, a los cuales un drone profesional tendrá mucha más capacidad de adaptación.

 

Una cosa más: la imagen que tú mismo ofreces al cliente también es importante en cuanto a utilizar el mismo drone para realizar una grabación profesional que el chaval que tu cliente vio anteayer en el parque; no solo hay que ser profesional, sino parecerlo.

 

Si te decides por un RPA profesional el cual monte la cámara que tú quieras, tendrás que tener en cuenta varios aspectos técnicos:

 

  • Carga de pago o capacidad de carga del drone: deberá de poder cargar con la cámara que hayas elegido montar y el gimbal que precise ésta; el fabricante deberá informarte de la autonomía de vuelo del RPA para esa carga de pago específica, ya que las mediciones de tiempos de vuelo máximos se realizan en ausencia de viento y con vuelo estático, sin desplazamientos laterales ni ascensos, y sin carga; cada gramo de más le resta autonomía de vuelo y añadirle más baterías sería la solución si las mismas no pesaran, pero pesan mucho.
  • La transmisión de video en tiempo real es importante, además de que la filmación quede grabada en la memoria de la propia cámara, porque te permitirá comprobar durante el vuelo si se han recogido todas las tomas que necesitas, y si, además, no trabajas solo, sería deseable que la cámara se pudiera “pilotar” desde una emisora o mando secundario, es decir, que otra persona ejerciera de operador de cámara y el piloto solo se dedicara a manejar la aeronave y a atender las indicaciones del compañero para colocar el drone de forma que la cámara alcance todos los ángulos necesarios.
  • El equipar al drone específico para fotografía y video con un autopiloto de alta gama, que permita programar cantidad de Waypoints (puntos de paso), distintas rutas o planes de vuelo, no parece rentable, ya que, normalmente las tomas se realizarán en modo de vuelo manual, así como instalarle un GPS de gran precisión tampoco parece interesante, aunque si quieres ofrecer a tus clientes un valor añadido a las grabaciones, como imágenes en 3D, pues todo lo contrario: necesitarás un autopiloto de los más completos y un GPS con DGPS capacidad de procesado o post-procesado RTK, lo que te proporcionará precisiones de +/- 4 centímetros.
  • Si has decidido montar en tu futuro drone una buena cámara con muchos millones de píxeles es muy necesario que el RPA le proporcione a ésta un “punto fijo” en el aire para que pueda captar las tomas que necesitas, aunque la propia cámara tenga un buen estabilizador de imagen, es decir, la aeronave deberá de incorporar un Gimbal brushles de tres ejes y una resistencia al viento media-alta (30-40 km/h); resistencia al viento es también la capacidad o velocidad de reacción del RPA ante un cambio repentino de intensidad y dirección de éste: cuando el viento sea moderado o racheado, la velocidad de reacción del drone deberá ser muy alta, pero esto mismo puede hacer que, cuando el viento sea débil, la aeronave reaccione nerviosamente, por lo que si la velocidad o capacidad de reacción es regulable, es una gran ventaja a tener en cuenta.
  • Un aspecto más a sopesar es si el RPA es transportable en maleta o mochila a la hora de rodar en lugares de difícil acceso, o si hubiera que desplazarse a distintas localizaciones rápidamente: tener que desmontar y volver a montar los brazos del drone para moverse unos cientos de metros puede ralentizar mucho los rodajes; si la aeronave es plegable y se tarda un par de minutos en tenerla lista para volar, incluido el tiempo necesario para que adquiera posicionamiento GPS, mucho mejor.

 

Esperamos que estas breves nociones técnicas te hayan servido de ayuda para conocer tus necesidades y poder contactar con un fabricante que las pueda aglutinar en un drone que te resulte útil y rentable; si las dos partes ahorran tiempo y dinero, Dronepedia ha cumplido con su cometido y nos damos por satisfechos.

Si necesitas alguna información adicional, en el correo consultas@dronepedia.es estamos a tu disposición.

 

FELIZ VUELO

Sin Comentarios

Publicar Un Comentario

*