Tutorial sobre Drone para Inspección de Instalaciones

16 Nov Tutorial sobre Drone para Inspección de Instalaciones

Si has decidido utilizar un drone para inspeccionar instalaciones como aerogeneradores, placas solares, antenas, etc, tan importante como montar una buena cámara con muchos millones de píxeles es que el propio RPA le proporcione a ésta un “punto fijo” en el aire para que pueda captar los detalles que necesitas, es decir, un Gimbal de tres ejes Brushless y una resistencia al viento considerable, sobre todo para el tema de los aerogeneradores, los cuales se instalan en zonas de gran incidencia eólica; la resistencia al viento es también la capacidad o velocidad de reacción del RPA ante un cambio repentino de intensidad y dirección de éste: cuando el viento sea fuerte o racheado, la velocidad de reacción del drone deberá ser muy alta, pero esto mismo puede hacer que, cuando el viento sea débil, el RPA reaccione nerviosamente, por lo que si la velocidad o capacidad de reacción es regulable, es una gran ventaja a tener en cuenta.

 

La cámara a utilizar debería tener entre 18 y 25 Megapíxeles y un zoom óptico de entre 16 a 24 aumentos, para no tener que acercar demasiado el drone a la propia instalación, sobre todo con viento.

 

La transmisión de video en tiempo real es importante, además de que la filmación quede grabada en la memoria de la cámara, porque te permitirá comprobar durante el vuelo si se han recogido todos los detalles que necesitas, y si, además, no trabajas solo, sería deseable que la cámara se pudiera “pilotar” desde una emisora o mando secundario, es decir, que otra persona ejerciera de operador de cámara y el piloto solo se dedicara a manejar la aeronave y a atender las indicaciones del compañero para colocar el drone de forma que la cámara alcance todos los ángulos necesarios.

 

Dependiendo de la instalación a inspeccionar la característica de la autonomía de vuelo perderá importancia, es decir, si inspeccionar una antena o un aerogenerador supone un tiempo de 10 ó 12 minutos, no será necesario invertir dinero de más en un drone con una autonomía de 70 minutos, y dedicar esa parte del presupuesto a una mejor cámara y a baterías de repuesto, teniendo en cuenta que las mediciones de tiempos de vuelo máximos se realizan en ausencia de viento y con vuelo estático, sin desplazamientos laterales ni ascensos, por lo que para calcular aproximadamente la necesidad de autonomía del RPA, habrá que sumar un 40 ó 50% más a la necesidad real; si volvemos al ejemplo de los 10/12 minutos, serían necesarios entre 18-20 minutos de vuelo mínimo.

 

El equipar al drone específico para estos menesteres con un autopiloto potente, que permita programar cantidad de Waypoints (puntos de paso), distintas rutas o planes de vuelo, no parece rentable, ya que, normalmente las inspecciones se realizarán en modo de vuelo manual, así como instalarle un GPS de gran precisión tampoco parece interesante, aunque si quieres ofrecer a tus clientes un valor añadido a las inspecciones, como imágenes en 3D, pues todo lo contrario: necesitarás un autopiloto de los más completos y un GPS con DGPS para procesado o post-procesado RTK, lo que te proporcionará precisiones de +/- 4 centímetros.

 

Esperamos que estas breves nociones técnicas te hayan servido de ayuda para conocer tus necesidades y poder contactar con un fabricante que las pueda aglutinar en un drone que te resulte útil y rentable; si las dos partes ahorran tiempo y dinero, Dronepedia ha cumplido con su cometido y nos damos por satisfechos.

 

FELIZ VUELO

Sin Comentarios

Publicar Un Comentario

*