Legislación Sobre Operador de Drones

Como sucede normalmente, la tecnología va por delante de las leyes y, hasta hace relativamente poco tiempo ( desde julio de 2014 https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2014-7064 ), los drones “volaban “ en un vacío legal, es decir, legalmente no existían; lo que en un principio fueron aeronaves militares, que no necesitaban de legislación civil, se convirtieron en juguetes primero, y herramientas de trabajo a continuación, vendiéndose miles de unidades en España y millones en el mundo, a una velocidad vertiginosa. Las autoridades, sorprendidas y asustadas por lo que un dron mal utilizado podía suponer a la seguridad del tráfico aéreo y de los ciudadanos, redactaron un Real Decreto-Ley para regular, de forma provisional, el uso de las llamadas aeronaves pilotadas por control remoto, drones, UAV o RPAS.

 

El Real Decreto-Ley se convirtió en Ley en octubre de 2014, con el nombre de Ley 18/2014, de 15 de Octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficacia (http://www.seguridadaerea.gob.es/media/4389070/ley_18_2014_de_15_octubre.pdf ) la cual, en sus artículos 50 y 51, de forma igualmente provisional a la espera de una ley definitiva, sigue en vigor, modificando incluso la Ley de navegación aérea para calificar a todos los drones como aeronaves.

 

En lo que respecta al uso profesional de los drones, a los que denomina “aeronaves civiles pilotadas por control remoto” o RPAS, esta ley distingue claramente dos figuras:

 

  • Piloto: es el que está capacitado para manejar la aeronave y es el responsable último de lo que ocurra durante el vuelo. Puede ser, al mismo tiempo, el operador, pero para utilizar el dron, las dos figuras legales han de estar perfectamente definidas.
  • Operador: es el propietario y responsable de la aeronave, salvando las distancias y para que se entienda, es la compañía aérea; es la persona jurídica (empresa) titular de las aeronaves que utiliza y
    responsable de estar al día de los requisitos administrativos que la ley le exige, y que vamos a tratar de explicar a continuación:

 

Si quieres establecerte como operador y poder realizar trabajos profesionales con el dron, además de la aeronave, por supuesto, has de disponer de la siguiente documentación:

 

  1. Documento de caracterización, en el que se detallan todas las características de la aeronave y que debe de facilitarte el fabricante.
  2. Seguro aeronáutico de responsabilidad civil que cubra a cada una de las aeronaves y actividades declaradas por el operador.
  3. Documentación de cada uno de los pilotos
  4. Acreditación de haber adoptado las medidas necesarias contra actos de interferencia ilícita durante las operaciones.

 

Una vez dispones de esta documentación, necesitas realizar cinco vuelos de prueba antes de solicitar a AESA el registro como operador, siguiendo el siguiente procedimiento para dichas pruebas: (Los enlaces de los apéndices nombrados los encontrarás al final)

 

  1. Comunicación previa y declaración responsable. (apéndice A.2)
  2. Haber realizado un estudio aeronáutico de seguridad de la operación u operaciones, en el que se constate que la misma puede realizarse con seguridad. Este estudio, que podrá ser genérico o específico para un área geográfica o tipo de operación determinado, tendrá en cuenta las características básicas de la aeronave o aeronaves a utilizar y sus equipos y sistemas.
  3. Condiciones o limitaciones que se van a aplicar al vuelo para garantizar la seguridad.
  4. Perfiles de los vuelos a desarrollar y características de la operación.

 

Una vez presentado todo lo anterior en el registro de AESA, en el plazo de 5 días debe de emitir un acuse de recibo (apéndice B.2) autorizando o denegando la operación; en caso negativo se deberá aportar nueva documentación o subsanar las deficiencias.

 

Se podrán realizar los vuelos de prueba sólo cuando el acuse de recibo sea positivo.

 

Para habilitarse definitivamente como operador, una vez realizadas las pruebas satisfactoriamente, será necesario presentar los documentos siguientes:

 

  1. Una nueva comunicación previa y declaración responsable. (apéndice A:1)
  2. Acuse de recibo. (apéndice B.1)
  3. Manual de operaciones en el que se establezcan los procedimientos de la operación (criterios para designar las zonas de despegue y aterrizaje, de condiciones meteorológicas para poder volar,
    gestión del combustible o batería, etc), incluyendo cada una de las operaciones realizadas. (apéndice E)
  4. Estudio aeronáutico de seguridad para cada tipo de operación indicada en la declaración responsable.
  5. Documentación acreditativa de de la realización satisfactoria de los vuelos de prueba. (apéndice G)
  6. Establecer un programa de mantenimiento de la aeronave conforme a las recomendaciones del fabricante. (apéndice H)

 

Una vez se reciben la comunicación previa y declaración responsable (A.1), así como el acuse de recibo (B.1) sellados por AESA, ya estarás felizmente habilitado como operador; ahora tendrás que valorar si te merece la pena llevar a cabo personalmente todos los trámites o si te resulta más rentable confiar el papeleo al fabricante del RPA, si te ofrece este servicio, o a otro profesional cualificado: nadie puede valorar tu tiempo mejor que tú mismo.

 

Este escrito pretende ser una orientación de los trámites a seguir, nunca un tutorial de como habilitarse como operador; te recomendamos que, si decides hacerlo tú mismo, profundices en los detalles en la misma web de AESA.

APÉNDICES:

http://www.seguridadaerea.gob.es/lang_castellano/cias_empresas/trabajos/rpas/material_guia/default.aspx

 

http://www.seguridadaerea.gob.es/lang_castellano/cias_empresas/trabajos/rpas/formularios/default.aspx

 

FELIZ VUELO